Sin categoría

5 tecnologías del 2016, con aplicación en el corto plazo

La MIT Technology Review publicó este año una lista con las tecnologías más recientes que pueden, en un futuro no muy lejano, causar un serio impacto en los problemas de nuestra sociedad y el medio ambiente.

Todos hacemos uso de la tecnología durante nuestra vida diaria. El libro, por ejemplo, es una de las tecnologías más revolucionarias y duraderas de todos los tiempos, ya que ha servido desde sus orígenes para almacenar todo tipo de información que podrá ser consultada años e incluso siglos después. El libro es entonces una tecnología que ha ayudado tremendamente al desarrollo de la memoria.

Sin embargo, las tecnologías actualmente son generadas por científicos e ingenieros que desde distintas universidades, centros de investigación y empresas privadas están en constante actualización en lo que a las últimas teorías científicas y tecnológicas se refiere. Sin embargo, no son muchas las personas comunes y corrientes capaces de comprender los alcances de los más recientes avances tecnológicos.

La MIT Technology Review publicó este año una lista con las tecnologías más recientes que pueden, en un futuro no muy lejano, causar un serio impacto en los problemas de nuestra sociedad y el medio ambiente. Un nuevo método para convertir a nuestro sistema inmunológico en una máquina capaz de eliminar distintas enfermedades; los cohetes reutilizables que Elon Musk se encuentra perfeccionando para llevar a cabo su plan de colonizar Marte y una red de datos que ayuda a los robots a aprender de una forma más rápida y sencilla son algunas de las tecnologías innovadoras de este 2016 que la MIT Technology Review trae para ti.

Estas son cinco tecnologías de una lista de 10, que pueden causar un impacto serio en nuestras vidas.

1. Ingeniería inmunológica

Disponibilidad: 1 o 2 años

Nuestro sistema inmunológico es un arma de destrucción masiva que igual que combate una infección o un virus pernicioso para nuestra salud, es capaz de eliminar, en algunos casos, tumores cancerosos. Más de 100 años después de que el cirujano estadounidense William Coley descubriera que ciertas infecciones podían eliminar algunos tumores, la ingeniería inmunológica está descubriendo la forma en que las células de nuestro sistema inmunológico se relacionan con las células cancerígenas.

La compañía biofarmacéutica Cellectis desarrolló un tratamiento que promete combatir el cáncer de una forma no conocida hasta el momento. El procedimiento se enfoca en un tipo particular de células llamadas T, conocidas como las asesinas de nuestro sistema inmunológico, cuyo ADN es editado mediante un virus para añadirle nuevas instrucciones que le permitan combatir a las células afectadas con leucemia. En las primeras investigaciones sobre este tratamiento, sólo podían utilizarse células T del mismo paciente para tratarlo, ya que si se utilizaban las células de un donador, el sistema inmunológico del paciente podía combatirlas y causar efectos adversos en su organismo.

Lo revolucionario de la tecnología de Cellectis y de otras compañías, como Juno Therapeutics y Novartis, es que debido a que muchos pacientes no cuentan con suficientes células T, este tratamiento permite el uso de células T de donantes, por lo que mediante la utilización de un método de edición celular llamado TALENS, estas células producto de la ingeniería inmunológica son capaces de atacar distintos tipos de cáncer e incluso, de acuerdo con The MIT Technology Review, casos de VIH.

2. Edición precisa de genes en plantas

Disponibilidad: 5 a 10 años

La ingeniería genética aplicada a las plantas se ha convertido en una de las investigaciones más controversiales entre la comunidad científica y los grupos ambientalistas que están en contra de que se modifiquen genéticamente los cultivos que producen los alimentos que consumimos día a día. No obstante, un nuevo método de edición genética proporciona una forma precisa de modificar los cultivos para hacerlos más productivos y resistentes a plagas y enfermedades, de acuerdo con The MIT Review.

Según la revista, esta tecnología es denominada CRISP y muchas plantas alteradas con élla están siendo producidas en distintos invernaderos alrededor del mundo. “Este método de edición genética puede ser determinante al ayudar a los científicos a mantenerse al día con respecto a los microbios que constantemente atacan los cultivos, explica Sophie Kamoun, quien dirige un grupo de investigación en el Laboratorio Sainsbury, en Norwich, Inglaterra. Sin embargo, la cuestión que preocupa a la comunidad científica y a las compañías que están comenzando a utilizar este método es si el CRISP estará regulado por las mismas normas que los organismos genéticamente modificados que ya se encuentran actualmente en el mercado.

3. Interfaces conversacionales

Disponibilidad: Ahora

Para los amantes de la tecnología y para los escritores de ciencia ficción, las interfaces de voz han sido una ilusión desde hace varias décadas. No obstante, gracias a diversos avances en el aprendizaje de las máquinas, el control mediante la voz se ha convertido en una tecnología práctica y sencilla. Siri, Cortana y Alexa, los asistentes virtuales de Apple, Microsoft y Amazon respectivamente se encuentran incluidos ahora en diversos dispositivos, como smartphones y tablets, y aunque no son perfectos, están siendo mejorados vertiginosamente para ofrecer una experiencia más intuitiva de comunicación entre el usuario y la tecnología.

La compañía de Internet china Baidu anunció recientemente que su laboratorio en Silicon Valley desarrolló un nuevo motor de voz llamado Deep Speech 2, el cual está conformado por una profunda red neural que tiene la capacidad de aprender a asociar sonidos con palabras y frases, a partir de millones de ejemplos de discurso escrito. La característica más relevante de este motor es que es capaz de reconocer palabras habladas con gran precisión, a tal grado que puede transcribir fragmentos de una lengua tan complicada como el mandarín de una forma más exacta que una persona.

4. Cohetes reutilizables

Disponibilidad: Ahora

El costo de enviar cualquier cosa al espacio era un impedimento para el desarrollo de una industria aeroespacial viable, esto debido a que los cohetes, cuyo valor superaba las decenas de millones de dólares, volaban una sola vez antes de incendiarse y regresar a la Tierra en caída libre, lo que provocaba que a su regreso fueran inutilizables.

No obstante, dos compañías estadounidenses, Space X y Blue Origin, han desarrollado un tipo de propulsores capaz de regresar para ser reutilizado en misiones posteriores, lo que reduce los costos de enviar a personas y objetos al espacio de forma drástica. Esta tecnología requiere un conjunto de programas computacionales dentro del dispositivo que controlen los motores de la nave, lo mismo que los alerones de dirección.

5. Robots que se enseñan unos a otros

Disponibilidad: 3 a 5 años

Cuando te levantas por la mañana, te diriges al baño, tomas tu cepillo de dientes, la pasta y viertes una sobre el otro para después frotar tus dientes hasta que queden limpios estás llevando a cabo toda una serie de acciones que puedes hacer porque las aprendiste durante la infancia. Para los robots, realizar este tipo de tareas rutinarias requiere también de una gran cantidad de datos que son introducidos mediante una minuciosa y desgastante programación.

Sin embargo, para Stefanie Tellex, una profesora en Ciencias de la Computación en la Universidad de Brown, idealmente, los robots podrían aprender todos estos datos de otros robots. Este tipo de proyectos es posible debido a que la mayoría de los robots desarrollados dentro de las instituciones de investigación utilizan el Sistema Operativo Robótico (ROS, por su sigla en inglés), lo cual permite a los científicos e ingenieros involucrados en estas investigaciones subir sus datos a la nube y dejar que otros robots puedan utilizarlos dentro de su aprendizaje.

El Economista