Te Recomendamos

La hora del té

Nada como un rico té para disfrutar de la compañía de seres queridos o pasar un rato a solas. Te compartimos las distintas variedades que hay y cómo prepararlos.

Por Fabiola Ramírez. Cuando hablamos de esta bebida es importante mencionar que solo se puede llamar té al extracto que se obtiene de la infusión de la variedad botánica camellia sinensis, una planta originaria de Asia, de la cual se utilizan sus hojas y brotes.

El consumo de esta planta data de hace más de 4 500 años. En la antigüedad, la calidad del té dependía del tipo de agua que se utilizaba para su preparación, y no propiamente de la procedencia u origen de la planta, por lo que era mandatorio que el agua que se utilizara para infusionar las hojas fuera de buena calidad, como la de lluvia o la de manantial. Actualmente la calidad del agua utilizada sigue siendo igual de importante.

Variedades:

Blanco
Proveniente de China. Se obtiene de secar al rayo del sol las hojas jóvenes. Es procesado inmediatamente para evitar la fermentación. Tiene notas frutales, de las cuales las más persistentes se semejan a duraznos y peras verdes.

¿Cómo prepararlo?

En agua a 750°C, dejar infusionar por cuatro minutos.

Verde
Aunque es de origen chino, se expandió a casi todos los países entre los siglos XV y XVII. Tiene toques dulces y notas de algas que lo hacen una infusión muy aromática y reconfortante.

¿Cómo prepararlo?

En agua de 750°C a 850°C, dejar infusionar por tres minutos.

Negro
Es el más consumido en el mundo. Se obtiene después de un largo proceso de oxidación de las hojas. El resultado es una bebida de color ámbar y sabores intensos.

¿Cómo prepararlo?

En agua a 950°C, dejar infusionar de cuatro a cinco minutos.

Pu-erh
Conocido también como té rojo. En la antigüedad era de consumo exclusivo de la nobleza china. Es ideal para después de desayunar o comer, pues se le atribuyen propiedades diuréticas.

¿Cómo prepararlo?

En agua a 950°C, dejar infusionar por cuatro minutos.

Oolong
También se le conoce como té azul. Su proceso de elaboración incluye una semifermentación, colocándolo entre el té negro y el té blanco.

Sibarita / El Financiero