EntretenimientoPortada

Mario Almada el “justiciero del cine mexicano”

Este martes 5 de octubre falleció, a los 94 años de edad, el actor y productor de cine Mario Almada. Desde 1965 el actor apareció en más de 400 películas, lo cual lo hizo ganar un Récord Guinness como el actor que ha encabezado más películas como estelar.

El alcalde de Huatabampo, Sonora -lugar donde nació-, Heliodoro Soto, señaló que “es una muerte lamentable, un ícono de la cultura y que puso en alto al municipio”. Por su parte, IMCINE y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas lamentaron a través de sus redes sociales el fallecimiento del “justiciero del cine mexicano, icono de las películas de acción” y un “icono del cine mexicano de acción”.

Mario y su hermano Fernando aparecieron en el cine mexicano después de la época de oro, durante la llamada Crisis del Cine Mexicano, y fueron objeto de críticas por parte del periodismo especializado, el cual cuestionaba la calidad literaria y el contenido de sus cintas. La mayor parte de ellas abordan la violencia y tenían como protagonistas a narcotraficantes y delincuentes.

Nacido en Huatabampo, Sonora, en 1922, Mario Almada incursionó en el cine a los 13 años de edad en la película Madre querida (1935). Durante las siguientes décadas, el actor se mantuvo alejado del cine, al cual volvió como productor cuando su hermano Fernando comenzó a actuar. En 1965, Mario se integró al elenco de Los jinetes de la bruja, la cual era producida por él y su hermano. Esta incursión, como actor se debió a que el actor Bruno Rey sufrió una lesión durante la filmación.

Mario y Fernando co-estelarizaron durante el resto de la década varias cintas del género Western, y en 1970 participaron como actores de soporte en la cinta Emiliano Zapata, de Felipe Cazals. Durante los setenta Mario se mantuvo activo, con papeles de villano en su mayoría. Para 1980 el actor dio un giro y se convirtió en “justiciero” protagonista de un sinnúmero de cintas de acción.

Durante la década de 1990, a la par que el cine mexicano comenzaba a tomar nueva fuerza bajo el llamado Nuevo Cine Mexicano, los hermanos Almada se refugiaron en el circuito del videohome. Tanto Mario como Fernando han pasado a ser parte del imaginario popular y un referente de toda una corriente de producción fílmica que se dio en nuestro país.

Entre los cientos de películas en las que participó Mario Almada están Siete en la mira, El tunco Maclovio, Sangre de Traficante, La viuda Negra, El precio del poder y El infierno.

Entre los reconocimientos que obtuvo el actor están la Diosa de Plata de 1968 a Revelación del Año, por su actuación en Todo por nada. El año siguiente volvió a ganar una Diosa de Plata como Mejor Actor Co-Protagónico en El tunco Maclovio. En 1984 y 1987 estuvo nominado en los Premios Ariel como mejor actor por La viuda Negra (Dir. Arturo Ripstein) y Chido Guan, el tacos de oro (Dir. Alfonso Arau), respectivamente.

En el 2013 Mario Almada fue reconocido por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas con el Ariel de Oro por su trayectoria actoral.

 

Homozapping