NacionalPortada

Exigen ONG decretar alerta de género

Puebla.— Organizaciones no gubernamentales, religiosas, magisteriales y sociales del país exigieron un freno a los feminicidios en Puebla y demandaron a las autoridades decretar la alerta de género.

En una carta abierta, que contiene también adhesiones de ciudadanos, exigieron al estado de Puebla atender las obligaciones de prevenir, erradicar y sancionar la violencia de género y la activación de la alerta tras “el repudiable” feminicidio 63 y 64 de Tania N. Verónica Luna y Karla Mireya García.

“Con enorme tristeza y preocupación nos dirigimos al gobierno del estado por el asesinato de Tania Verónica Luna, de 23 años; y de Karla Mireya García Paredes, quienes se suman a la gran lista de mujeres asesinadas en Puebla, además del feminicidio #65 ocurrido este fin de semana y cuya identidad aún se desconoce”, dijeron.

Los representantes de distintos estados lamentaron que la Fiscalía General de Justicia del Estado únicamente reconozca 50 feminicidios sucedidos entre 2015 y los dos primeros meses de 2016, “lo que contrasta con los 202 casos registrados de 2013 hasta los dos primeros meses de 2016, de acuerdo con el seguimiento hemerográfico del Observatorio de Violencia Social y Género de la Universidad Iberoamericana Puebla. No obstante, en lo que va del año se contabilizan 65 feminicidios”.

Los crímenes —dijeron— se convierten en una epidemia que, en promedio, cobra la vida de siete mujeres y niñas en México diariamente, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, lo que coloca al país en el lugar 16 a nivel mundial.

Según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), el Estado de México ocupa el primer sitio en estos casos, seguido de Coahuila, Guerrero, Jalisco, Ciudad de México, Sinaloa, Veracruz, Oaxaca, Puebla y Chiapas.

En torno al caso de Karla, de 18 años, su desaparición en Puebla y feminicidio en Tlaxcala muestra “la ausencia de voluntad de los gobiernos estatales en el corredor Puebla-Tlaxcala como una zona donde la violencia contra mujeres tiende a robustecerse por la ausencia de políticas públicas”.

 

El Universal