PortadaSalud

Colocan primer implante de corazón artificial a niña de 4 años

Cirujanos del Hospital de México “Doctor Federico Gómez” colocaron el implante; el dispositivo ayuda a bombear de manera mecánica la sangre hasta conseguir un trasplante.

En un hecho inédito, especialistas del Hospital Infantil de México Federico Gómez realizaron con éxito la colocación del primer apoyo ventricular (una especie de corazón artificial) en Dafne, una niña de cuatro años aquejada con una miocardiopatía restrictiva.

La colocación del aparato, que hace las veces de un corazón fue efectuada el pasado 22 de septiembre y le permitirá a la pequeña  esperar hasta que llegue un donador del corazón que necesita.

La relevancia de la tecnología de origen alemán  aprobada por la FDA, que por primera vez se utiliza en México, radica en que ahora mismo tres de cada diez niños que requieren un corazón mueren esperándolo.

“Utilizamos un aparato de apoyo ventricular externo llamado Excor en una niña de cuatro años, que tenía una falla cardiaca tal que la estaba deteriorando de tal forma que ponía en peligro su vida. Este aparato lo que hace es sustituir parcialmente la función del corazón, ayudando a hacer prácticamente todo el trabajo de bombeo de sangre mientras que logramos sustituir el corazón enfermo de la niña por un corazón trasplantado”, explicó Alejandro Bolio, jefe del departamento de Cirugía Cardiovascular del Hospital Infantil de México.

La función del apoyo ventricular externo es simular el latido cardiaco para que las arterias reciban sangre en forma pulsátil, como si fuera un latido del propio corazón de la niña, sólo que con la fuerza o presión necesaria para poder funcionar.

Se compone de dos válvulas que se conectan a las arterias pulmonar y aorta, con la ayuda de una bomba mecánica que permite irrigar la sangre al organismo.

“El corazón así funciona como una bomba que se exprime, expulsa la sangre y luego se relaja y se vuelve a llenar de sangre. Eso no lo hacen los niños con una miocardiopatía”, detalló el doctor Bolio.

El experto estimó que cada año en el Hospital Infantil de México al menos cuatro niños serían candidatos al uso de este apoyo ventricular mientras esperan un trasplante de corazón.

“Al día de hoy los apoyos ventriculares en niños se ven como puente a trasplante, que nos mantiene al paciente en buenas condiciones en lo que llega su trasplante”, indicó.

Dafne es un ejemplo de ello, pues su afección había avanzado a grado tal que ya no le llegaba sangre a los tejidos.

Hoy a dos semanas de la colocación del apoyo ventricular la pequeña, a decir de su mamá, ha vuelto a la vida.

En un hecho inédito, especialistas del Hospital Infantil de México Federico Gómez realizaron con éxito la colocación del primer apoyo ventricular (una especie de corazón artificial) en Dafne, una niña de cuatro años aquejada con una miocardiopatía restrictiva.

La colocación del aparato, que hace las veces de un corazón fue efectuada el pasado 22 de septiembre y le permitirá a la pequeña  esperar hasta que llegue un donador del corazón que necesita.

La relevancia de la tecnología de origen alemán  aprobada por la FDA, que por primera vez se utiliza en México, radica en que ahora mismo tres de cada diez niños que requieren un corazón mueren esperándolo.

“Utilizamos un aparato de apoyo ventricular externo llamado Excor en una niña de cuatro años, que tenía una falla cardiaca tal que la estaba deteriorando de tal forma que ponía en peligro su vida. Este aparato lo que hace es sustituir parcialmente la función del corazón, ayudando a hacer prácticamente todo el trabajo de bombeo de sangre mientras que logramos sustituir el corazón enfermo de la niña por un corazón trasplantado”, explicó Alejandro Bolio, jefe del departamento de Cirugía Cardiovascular del Hospital Infantil de México.

La función del apoyo ventricular externo es simular el latido cardiaco para que las arterias reciban sangre en forma pulsátil, como si fuera un latido del propio corazón de la niña, sólo que con la fuerza o presión necesaria para poder funcionar.

Se compone de dos válvulas que se conectan a las arterias pulmonar y aorta, con la ayuda de una bomba mecánica que permite irrigar la sangre al organismo.

“El corazón así funciona como una bomba que se exprime, expulsa la sangre y luego se relaja y se vuelve a llenar de sangre. Eso no lo hacen los niños con una miocardiopatía”, detalló el doctor Bolio.

El experto estimó que cada año en el Hospital Infantil de México al menos cuatro niños serían candidatos al uso de este apoyo ventricular mientras esperan un trasplante de corazón.

“Al día de hoy los apoyos ventriculares en niños se ven como puente a trasplante, que nos mantiene al paciente en buenas condiciones en lo que llega su trasplante”, indicó.

Dafne es un ejemplo de ello, pues su afección había avanzado a grado tal que ya no le llegaba sangre a los tejidos.

Hoy a dos semanas de la colocación del apoyo ventricular la pequeña, a decir de su mamá, ha vuelto a la vida.